Conversaciones Literarias en Formentor: Las máscaras del yo

La tercera edición de las Conversaciones literarias en Formentor se celebraron los días viernes 10, sábado 11 y domingo 12 de septiembre. Esta edición de las conversaciones, coordinada por el Gobierno Balear y la Fundación Santillana, con la colaboración del hotel Barceló Formentor, convocó debates y reflexiones en torno a las máscaras del yo: memorias, biografías, autobiografías, diarios y blogs, reuniendo a un grupo de editores, escritores, agentes literarios y críticos. Además, este año estas Conversaciones rindieron homenaje a los escritores José Saramago y Miguel Delibes.

Conversaciones literarias en Formentor

La cita se dió en el Hotel Formentor con la presencia de los escritores Luis Goytisolo, Hans Magnus Enzensberger, Vicente Verdú, Carme Riera, Rafael Argullol, Esther Tusquets, Juan Gabriel Vásquez, Agustín Fernández Mallo, Juan Cruz, José Carlos Llop, Bartomeu Fiol y Miquel López Crespí, entre otros. Editores como Francesc Moll, Pilar Reyes, Michi Strausfeld, Antoni Xumet. Periodistas y profesores como Josep Massot, Emili Manzano Mulet, Perfecto Cuadrado o María Payeras Grau.

El objetivo de estas Conversaciones no es otro que volver a recobrar el protagonismo que la isla tuvo hace ahora alrededor de cincuenta años con las Conversaciones Poéticas de Formentor y el Coloquio Internacional de Novela. Formentor quiere ser, como lo fue antes, un espacio de diálogo y debate, de reflexión y análisis, de propuestas innovadoras y revisiones críticas.

enzensbergerygrupo

De izquierda a derecha: Hans Magnus Enzensberger, Rafael Argullol, Luis Goytisolo y Basilio Baltasar

ramirezpilardelrio

Sergio Ramírez, Pilar del Río y Anna Caballé

publico

Público de las jornada

El yo más desvergonzado

El yo con todas sus consecuencias. Desnudo, encubierto, vestido, travestido. El yo, ese tobogán por el que los creadores se han deslizado a ciegas desde los griegos, entre la filosofía y la literatura, entre memorias, desmemorias, biografías y posmoderna autoficción… El yo, ese temazo, ha sido desgranado durante tres días a fondo en las Conversaciones de Formentor, bajo el título Máscaras del yo, a lo largo de una reunión que ha congregado a más de 40 creadores, editores, escritores y pensadores para radiografiarse por dentro a sí mismos y sus circunstancias.

“No es posible la autobiografía, no es creíble. Miente”, sostenía ayer Hans Magnus Ezensberger. ¿Quién pone los límites de la honestidad? ¿Quién no maquilla la realidad? ¿A qué somos fieles? Ni Esther Tusquets, autora de tres volúmenes de memorias, confía en el género: “A mí no me gusta. Cuando las escribo me freno, me autocensuro. En cambio, en la ficción, cuando describo algo propio soy mucho más salvaje”.

“¿Cuánto de nosotros se esconde entre líneas?”, preguntaba Carmen Riera. Prácticamente todo. Aunque lo mismo da, podría responderle Vicente Verdú, autor de No ficción. Para él, ese yo abusivo y abrasivo “es la tabarra fundamental de todos nosotros”. Pero aun así, la indagación personal sigue siendo el quid de la mayoría de las cuestiones. De la identidad, de la diversidad, de la esencia, de la muerte. Cuidado. “Puede ser una ictericia, una enfermedad mortal que concluya con el suicidio”, zanjaba Verdú.

Pero convendría que el yo no cegara tanto la escritura de algunos creadores en estos tiempos confusos de blogs, facebooks y diversas milongas. No hay vidas tan interesantes, no existen cotidianidades, ni pesadillas, ni pajas mentales o no tan fascinantes como para ser contadas a no ser que uno esté poseído por el don de la fuerza narrativa. Lo bueno del yo es cuando parte de algo propio para llegar a zonas y verdades -un término que los participantes han puesto en la UVI, el de la verdad- universales. Como demostró Montaigne, apenas citado y fundador de una autoficción todavía moderna. Padre o abuelo de lo que Agustín Fernández Mallo cree hoy: que toda literatura es una propia ficción. Como los libertinos ultrabarrocos del siglo XVIII, una de las épocas grandes en cuanto a cultivadores del yo en la historia, olvidados estos días. Como hicieron Voltaire, Casanova, Lorenzo da Ponte o el marqués de Sade.

Ese yo miope que cree el ombliguismo un rompedor invento de la posmodernidad puede cegarnos y confundirnos más. Convertir los egos revueltos, esos que Juan Cruz ha desmenuzado en su autobiografía literaria resultado de su profundo e íntimo conocimiento de cientos de autores, en egos fritos. De ellos, de esos aventureros cosmopolitas, curiosos y viajeros en los tiempos de las luces no ha habido rastro. Aunque sí de la descarnada y desesperada impudicia romántica que los sucedió en el XIX y que Rafael Argullol -presente estos días en Formentor- retrató tan magistralmente en La atracción del abismo.

Habría que recuperar cierta vergüenza del yo, cierto pudor, cierta medida, quizás. Cierta distancia, una prudencia. El yo es bueno en tanto enseñe, en tanto resulte de provecho al paciente lector dispuesto a adentrarse hasta en la línea medio pornográfica que marcan maestros contemporáneos del asunto como Michel Houellebecq o el enorme Philip Roth.

mesaramis

Tampoco llegar a la “mala conciencia”, que según José Carlos Llop nos ha producido siempre a los españoles la literatura autobiográfica. Aunque algunos ejemplos descarnados como los de Jesús Pardo y sus memorias han marcado época. Ni a la tara anglosajona que denunciaba Chris Stewart, convencido de que su falta de reparo a hablar de sí mismo en sus libros saltó como una liebre cuando se trasladó a las Alpujarras. “Entre ustedes he aprendido a hablar de mí mismo. En casa, mis padres, fueron muy castrantes, decían que uno no debía nunca hablar de sí mismo”.

Cómo no hacerlo, cómo renunciar al yo, si Ernst Junger, indicaba Llop, creía que “el deber de un autor es fundar una tierra natal, espiritual”. Marcar el terreno, en fin, como los perros o como los magos de Macondo. Exorcizar las penas. Igual que ha hecho Héctor Abad Faciolince, hijo pródigo en España estos días. A su regreso después de 10 años ha encontrado un creciente éxito de libros suyos como El olvido que seremos. En esa memoria, el autor de Medellín contaba la vida y la muerte de su padre para reflejar ni más ni menos que a Colombia. Todo un yo ejemplar y fructífero nacido de la falsedad que le rodeó en la tragedia. “No sé si hay verdad. Lo que estoy seguro es de que existe la mentira y contra eso, para combatir esas mentiras, es por lo que uno puede escribir determinados libros”.

La mentira planea, acecha, amenaza, pero también marca la rebeldía del creador. La necesita y la combate. Por eso el nicaragüense Sergio Ramírez ha contado para qué escribió una memoria propia de los tiempos del sandinismo y el también colombiano Juan Gabriel Vásquez desconfía de las abstracciones. “Todos mis libros parten de un hecho autobiográfico del que luego nace una historia”, asegura el autor de Los informantes. De ahí que Vásquez admire a Sebald cuando afirmaba que “la memoria es el espinazo moral de la literatura”.

Y su cruz. Su espejo. Su espada. Su condena. Porque, ¿qué tipo de inconsciencia nos lleva a asegurar enemistades por ser reveladas en un papel? ¿A santo de qué? Quizás lo que defina a un escritor es precisamente estar dispuesto a pagar ese precio por el gusto de penetrar en ciertas verdades a costa de historias robadas, secuestradas, sin rescate.

mesablogs

De ahí que muchos estén dispuestos a pagar el precio de su desvergüenza en los comentarios que les atacan en los blogs, todo un género, un campo de pruebas, un territorio de experimentación en esa nueva búsqueda del yo. Así lo sostienen el poeta Biel Mesquida, que destapó todo un sentimiento sadomasoquista del blog, o el argentino Patricio Pron, celebrado autor de El comienzo de la primavera, pertinaz en sus diferencias entre información y conocimiento, o la mallorquina Llucia Ramis, autora de Egosurfing, y el propio Fernández Mallo con su trilogía fundada en Nocilla experience.

pilarycuadrado

Un mundo, el del ciberespacio, que ya no surcarán dos maestros a los que Formentor quiso rendir homenaje estos días: Miguel Delibes y José Saramago. En su inmenso y frágil yo creador, siempre buscarán luz y reflejo todos sus huérfanos lectores.

Artículo de Jesús Ruiz Mantilla publicado por El País el 13 de septiembre de 2010.

DOCUMENTAL REALIZADO POR EL PROGRAMA NOSTROMO (LA 2 TVE) DE LAS CONVERSACIONES LITERARIAS EN FORMENTOR 2010

pantallatv

Web oficial


Descargas:

Programa 2010

Artículo de prensa

Dossier de prensa

Otras noticias de interés

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Información sobre las cookies